Capacidades de virtualización avanzadas

Sin intermediarios

El concepto de la mayoría de los métodos de virtualización de servidores consiste en un «tercer elemento localizado entre la máquina de la huésped por un lado, y, por otro el anfitrión real que manipula los recursos. La ventaja de un Servidor Privado Virtual KVM consiste en que la tecnología KVM está compilada en el mismo núcleo de la máquina anfitriona, lo que descarta la necesidad de usar cualquier otro software – el sistema operativo huésped se comunica directamente con el host. Lo que resulta en menor sobrecarga y mayor rendimiento.
Capacidades de virtualización avanzadas

Utilización de recursos mejorada

Aplicación conveniente de los recursos de servidor

Por lo general las máquinas guest requieren una capa adicional entre ellas y el servidor físico que se ocupe de la gestión de recursos. Lo que resulta en menor disponibilidad de recursos a los sistemas operativos huéspedes. Gracias a los Servidores Privados Virtuales KVM, cualquier capa adicional queda excluida, teniendo en cuenta que el la secuencia de procedimientos de virtualización está siendo elaborada como parte del sistema operativo del servidor anfitrión. De esta forma, el conjunto de recursos disponibles en el host pueden ser aprovechados por los VPS que hay. La disponibilidad de recursos garantiza un estímulo adicional que se necesita si quiere que sus páginas o aplicaciones web se destaquen de los otros.
Utilización de recursos mejorada

Un máximo grado de control cuando se trata del sistema operacional

Plena libertad de cargar el SO que quiera

Una de las limitaciones de los Servidores VPS, en comparación con los servidores reservados, es el sistema operativo en sí – en la mayoría de los casos usted no puede instalar un SO si este no entra en una selección de sistemas operacionales que hay en la infraestructura del proveedor. Teniendo a mano un VPS KVM, a cambio, es posible – en gran medida - instalar cada uno de los SOs que se conforme con los parámetros del servidor y los recursos de hardware del servidor central. Un hecho real gracias a la manera única en la que funciona la virtualización KVM. KVM entra en núcleo del sistema operativo del servidor, con lo que queda garantizada la comunicación directa de las máquinas virtuales con el servidor físico, descartando la necesidad de facilitar más un nivel de comunicación, fácil de encontrar en varias soluciones de virtualización alternativas.
Un máximo grado de control cuando se trata del sistema operacional
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL